Particularidades y Retos de la Ley de Ordenamiento Territorial y Uso de Suelo en la Republica Dominicana

Desde hace años hemos escuchado hablar de la Ley de Ordenamiento Territorial y Uso de Suelo en la Republica Dominicana, desde finales de los años 90`s y principios del 2000 se vienen dando los primeros pasos en ese sentido, gravitando en el congreso nacional por más de 19 años sin que hasta el momento haya podido ser posible su esperada promulgación, tomando en cuenta que es una pieza fundamental para la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030. La importancia de dicha Ley es sobre todas las cosas la normalización y garantías del uso correcto del suelo, valorizando el planeamiento como un instrumento para el ordenamiento y desarrollo urbano, así como restringir la subdivisión del suelo sin el acompañamiento de los servicios de infraestructura necesarios. Sin embargo, es importante aclarar que debido a su naturaleza se debió profundizar aun mas vinculando la participación ciudadana mediante un proceso participativo, no solo por las instituciones involucradas, sino mas bien con los verdaderos actores del territorio, los ciudadanos, ya que la cuidad nos pertenece a todos.

  En América Latina existen dos corrientes de enfoque en materia territorial: El Ambientalista que nace de unir medidas de uso sostenible de los recursos naturales con una ordenación que partiera de la base, mediante metodologías participativas y  El Desarrollo Local que surge más bien de las políticas de descentralización y desconcentración del territorio impulsadas por los gobiernos locales con sus características particulares ya que tradicionalmente eran medidas manejadas por los gobiernos centrales, como fomento al desarrollo económico local, mantenimiento de infraestructuras, prestación de servicios, entre otros aspectos, ambas tendencias son complejas en su implementación debido a la naturaleza misma y concentración de los poderes en América Latina ya que a pesar de haber avanzado en los procesos de descentralización del estado y haber dado pasos firmes en el fortalecimiento de los gobiernos locales, aun somos países muy dependientes del gobierno central.

  Es importante destacar la protección de los aspectos socioculturales que inciden de manera directa en el desarrollo y evolución de nuestros territorios, sean estos urbanos o rurales para su estudio mas profundo y su implementación más eficaz.

  La Ley de Ordenamiento no debe ser solo vista en su impacto nacional, sino también en su impacto regional, local y puntual, creando una sinergia entre los planes locales de ordenamiento del territorio en los municipios, que vaya acorde con los lineamientos de la ley madre, esta  no debe ser vista como una moda o tendencia mundial, es mas bien una necesidad y su promulgación e implementación debe ser adecuada a las necesidades reales de nuestros territorios.

  Por nuestras características propias y complejidad de nuestro territorio se generan variables constantes para lo cual la ley debe estar preparada ya que lo que mas me preocupa es que los esquemas muy técnicos o esquemáticos generarían rigidez y exceso burocrático en los procesos que podrían ser poco funcionales en su aplicación correcta, desatando así conflictos territoriales que nos afectarían a todos. Mas que toda la imposición de modelos territoriales exógenos, ha sido muy genérico en materia de administración y gestión del territorio por lo que los gobiernos tanto centrales como locales deben tener la preparación para lograr una correcta planificación y sobre todo sin perder el objetivo de preservar los aspectos socioculturales de nuestros pueblos.

  En la actualidad 11 de los 33 países de America Latina han promulgado sus respectivas leyes en ese sentido, sin embargo, es un verdadero reto sobre los criterios de sostenibilidad que debemos llevar todas las naciones que componen el planeta.

Por:

Jesus Mayobanex Suazo

Arquitecto-Urbanista 

(Visited 366 times, 5 visits today)

Deja un comentario