TIPO DE CAMBIO Y EL BANCO CENTRAL

La escasez de divisas y el incremento en el tipo de cambio, es el tema al que ha tenido que ponerle mayor atención el Banco Central desde enero a la fecha en este año 2020.
Al primero de marzo pasado el Banco Central había inyectado al mercado cambiario 700 millones de dólares y hasta finales de mayo sobrepasaban los 2,000 millones de dólares, una suma muy respetable en una difícil coyuntura económica como la que vivimos desde el inicio de la pandemia del coronavirus.
El problema del alza en la prima del dólar arrancó en el segundo semestre de 2019, previo a las primarias internas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cuya división ha generado desconfianza en los agentes económicos del país.
El dólar está demasiado caro y los platos rotos los paga el pueblo con más depreciación del peso e inflación.
Hay que buscar más pesos para los dólares usados en las importaciones del petróleo y sus derivados.
Para importar las materias primas y los bienes de capital.
Para los productos importados de la canasta familiar.
Para los pasajes aéreos.
El dólar más caro lo impacta todo.
Si en enero pagábamos RD$ 53 y algo por un dólar, el precio del dólar hoy es súper elevado.
Preocupa una depreciación del peso en un 15 por ciento en los últimos 17 meses, incrementando la pobreza.
La pandemia del coronavirus ha agravado el problema de la generación de divisas, perjudicando el turismo, remesas, exportaciones y las inversiones extranjeras directas.
En 2020 el país no podrá generar los 31 mil millones de dólares del año 2019, de seguro que la reducción podría ascender entre 6 y 8 mil millones de dólares.
La pandemia ha provocado un mayor endeudamiento en dólares y de seguro que que el escenario económico para las nuevas autoridades que tomarán posesión el 16 de agosto pudiera ser muy difícil si no se recuperan rápido las fuentes generadoras de divisas.
Ojalá que el turismo y todas las fuentes de divisas que inyectan la economía se recuperen pronto.
En caso de que no sea así, el Banco Central estaría obligado a continuar inyectando divisas de sus reservas internacionales, una pesada carga.
Apostemos a la estabilidad macroeconómica de la nación.
A la muy necesaria estabilidad en el mercado cambiario.
A la desaparición de la preocupante escasez de divisas.
Al control de la inflación.
A la preservación de las empresas de la nación, base económica de la que dependen los empleos y los aportes al Producto Interno Bruto (PIB).

DIA DE LAS MADRES
El Día de las Madres, aparte de los encuentros familiares para multiplicar el amor a este ser querido, dinamiza cada año las actividades económicas.
En este 2020 tenemos un Día de las Madres muy diferente por la emergencia que vive el país.
En esta ocasión por el impacto negativo del coronavirus, se usa el servicio de deliverys con la comida elaborada por restaurantes.
Otros elaboran sus platos caseros para no tener contacto con nadie y cuidarse más de la pandemia.
Muchos aprovechan otros detalles para expresarles cariño a las madres.
La celebración del Día de las Madres dinamiza la venta en restaurantes.
En los mercados.
En las floristerías.
En las cadenas de supermercados y ferreterías, aumentando la venta de pinturas.
Otros utilizan sus villas y casas veraniegas para organizar encuentros especiales con las madres y sus familiares.
Recuerdo hoy a mi inolvidable y ejemplar madre, Zunilda María Santiago, la eterna compañera de mi padre Miguel Antonio Jiménez Santelises, idos a destiempo.
Valoro, además, a otra madre excelente, mi esposa Wanda Polanco, entrega a nuestros hijos y a la familia.
Mi homenaje a todas las madres dominicanas, reconociendo sus aportes a la fortaleza familiar.
Brindo por todas las madres dominicanas en su día.
Levanto una copa por Lilliam Polanco y todas las madres del personal de Primicias y de la membresía de Coopprimicias.

(Visited 29 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario