El Cibao atrapado por el coronavirus, alza de precios, fuegos forestales, escasez de agua, violencia y apagones

La amplia y fértil región del Cibao, donde viven cerca de cinco millones de los algo más de 11 millones de habitantes que tiene el país, se encuentra atrapada en medio de situaciones generadas por el coronavirus y otras que se arrastran desde hace tiempos ancestrales.
La pandemia ha castigado duramente a las 14 provincias Cibaeñas, aunque a unas más que a otras, mientras que a esto se añade los aumentos de precios en los artículos alimenticios de consumo popular.
Pero, en estos tiempos, los cibaeños sufren de los sinsabores de la escasez de agua potable y cortes en el suministro eléctrico, a lo que se añaden fuegos forestales, sequía y la violencia.

LA COVID 19
Esta pandemia ha golpeado con crudeza la región y en las provincias Duarte, Puerto Plata, La Vega, Espaillat, Hermanas Mirabal, Monseñor Nouel y Santiago de los Caballeros, ha dejado imborrables huellas.
Pero de sus garras no se han escapado, aunque en menor proporción, los pobladores de Santa Bárbara de Samaná, Maria Trinidad Sánchez, Sánchez Ramírez, Santiago Rodríguez, Valverde, San Fernando de Montecristi y Dajabón, estas últimas cuatro en la Línea Noroeste.
El coronavirus ha arrancado muchos seres queridos de sus hogares mientras ha contagiado a millares, provocando además desempleo, parálisis de la económica y otros lastres que son difíciles de superar en lo inmediato.

AUMENTOS DE PRECIOS
A la par con esto, hay una amplia gama de productos comestibles de gran demanda que ha aumentado de precio en los comercios cibaeños. Los detallistas responsabilizan a las empresas fabricantes y distribuidores de la situación.
Pasan de veinte los artículos de alto consumo que sufrieron modificaciones en sus precios al detalle y esto ha desatado la ira de las amas de casa, que califican como “desalmados y criminales” a los responsables de estos incrementos.

AGUA Y LUZ
A la situación explosiva generada por la Covid 19, hay que añadir la escasez de agua potable por las tuberías y los apagones que persisten con fuerza en muchos sectores urbanos y rurales.
El agua, un elemento básico para la subsistencia humana, se ha desaparecido de las redes y los apagones también tienen a los cibaeños “al coger el monte”.
Para colmo, EDENORTE ha dispuesto aumentos en las facturas de este mes y usuarios han denunciado que en algunos casos estos incrementos han sido quintuplicados, pero la empresa generadora de energía niega que haya dispuesto alzas en esta oportunidad.

FUEGOS FORESTALES
Las altas temperaturas que se sienten en la región, donde el termómetro se ha mantenido por encima de los 30 grados celcius en los últimos días, ha servido de caldo de cultivo para los fuegos forestales.
En plena Cordillera Septentrional, la segunda ramificación montañosa más importante del país (la primera es la Central), se han registrado incendios que han provocado daños a las reservas forestales de Jamao y Villa Trina, entre otras demarcaciones, afectando importantes cuencas y manantiales de agua en esa zona.

LA VIOLENCIA
Con toda y pandemia, la violencia no acaba de desaparecer en la región, y San Francisco de Macorís y Puñal, entre otras localidades, han sido escenarios de hechos de sangre que han conturbado a la población.
En Macoris del Jaya, tenida como la capital del Nordeste, desconocidos asesinaron a un hombre y a una mujer en días pasados, mientras que en Puñal, de la provincia de Santiago, un individuo mato a dos personas en otra acción lamentada.

EL CUADRO
Ese es el cuadro que vive la región del Cibao, mientras los pobladores intentan dejar atrás los días más azarosos de su existencia provocados por la llegada del coronavirus en marzo y que todavía mantiene muchos servicios y actividades paralizadas y ha dejado perdidas sensibles en sectores esenciales de la economía.

(Visited 15 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario