¿Porqué las tiendas de licores son negocios esenciales en medio de la pandemia COVID – 19?

NUEVA YORK._ Millones de personas en Estados Unidos se hicieron la pregunta al ver que muchos de los establecimientos que en apariencia, no estaban supuestos a cerrar cesaron sus actividades, mientras las tiendas de licores (Liquors Stores), se han mantenido abiertas y fueron puestas en la lista de negocios esenciales, ¿porqué?.

A lo primero que se acogieron las autoridades en la mayoría de los estados fue a estudio del Centro Médico de la Universidad Loyola  en Illinois encontró que el consumo excesivo de alcohol altera el sistema inmunológico de los adultos jóvenes. Horas después de beber cuatro o cinco tragos de vodka, el sistema inmunitario de los participantes era menos activo que cuando estaban sobrios.

Enmascarados, enguantados y guardando la distancia social, cientos de dominicanos son acuden principalmente a las tiendas de licores de sus vecindarios para proveerse de sus bebidas preferidas y el sonido que se escucha a través de las ventanas de sus apartamentos, ya lo conocemos: bachata, merengue y reguetón.

Y ese patrón, con otro tipo de bebidas, parece que beneficia a millares de bebedores, porque entre otros factores, si alguien depende del alcohol y no puede consumirlo, entonces puede tener problemas graves, según explica el doctor Paul Nestadt, profesor asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, entidad que lleva el conteo mundial de los contagios, muertes y recuperaciones en el mundo.

Cuando los gobernadores estatales en su mayoría, pusieron a las tiendas de licores en las listas de esenciales, alegaron que solo los negocios minoristas, podían permanecer abiertos, y entre estos, clasificaron la venta de los licores.

Pero también son muy pocos los negocios de ese tipo que no vendan boletos de las docenas de loterías que mantienen activas los estados de toda la nación, excepto algunos.

Aunque los expertos en adicciones sostienen  que además puede haber una razón de salud pública, debido a que el alcohol es una de las pocas sustancias que cuando se deja de repente, podría causar la muerte a diferencia de la  abstinencia de drogas como heroína o cocaína.

El profesor Nestadt, alega que si un alcohólico se abstiene repentinamente del alcohol, puede experimentar desde afecciones como malestar estomacal, temblores, espasmos, dolores corporales y fatiga. “Dejar el alcohol sin un plan a largo plazo,  puede incluso provocar alucinaciones o causar convulsiones”, añade el catedrático.

La abstinencia de alcohol podría requerir hospitalización, y en medio de la pandemia de coronavirus, el estado debe mantener a las personas lo más lejos posible de las salas de emergencias, ya que los recursos, el espacio y el personal  son escasos.

«Si alguien está atravesando un síndrome de abstinencia, necesita un médico que lo supervise», dice la doctora  Ashley Linden Carmichael, profesora asistenta de investigación en la Universidad Estatal de Pensilvania.

«Y ahora que nuestro sistema de atención médica se está inundando con COVID-19, es un momento difícil para que las personas reciban el tratamiento que necesitan», dijo la especialista.

Una persona que experimenta una abstinencia iría al hospital a desintoxicarse, y los profesionales médicos le darían a la persona medicamentos similares a Valium para una reducción gradual durante un par de días hasta que el paciente salga del tratamiento de manera segura y a través de la abstinencia, dijo el doctor Nestadt.

“La persona normalmente sería enviada a un centro de rehabilitación, pero estamos tratando de mantener a las personas fuera de las salas de emergencias por muchas razones, e incluso en una situación normal si de repente el alcohol no estuviera disponible, verías inundaciones», señala el catedrático.

Los estados que cierran negocios similares están tratando las tiendas de licores  de manera diferente.

En el caso de Nueva York mantiene abiertas las tiendas de licores, mientras que la Junta de Control de Licores de Pensilvania cerró todas las ubicaciones de la cadena “Fine Wine & Good Spirits” de propiedad estatal  y detuvo las ventas en línea.

Alabama permite la venta de alcohol en la acera en ubicaciones autorizadas, y California mantuvo abiertas las licorerías y permitió que los restaurantes vendieran cerveza, vino y bebidas o cócteles premezclados para su recogida y entrega.

«Para la población de personas que experimentan una dependencia severa del alcohol, entiendo completamente por qué esto se consideraría esencial», dijo Linden Carmichael.

La oficina del gobernador Phil  Murphy en Nueva Jersey  no respondía preguntas en el sobre por qué Nueva Jersey incluyó licorerías en la lista de negocios esenciales.

Cuando se le preguntó por qué incluía licorerías, Murphy contó una anécdota sobre una entrenadora de rehabilitación de alcohólicos, con el que trabajó que le agradeció su decisión.

«Estaba de rodillas agradeciéndome profusamente por mantener abiertas las licorerías en lo que respecta a todo el frente de adicciones», dijo Murphy.

“Ella dijo que la alternativa habría sido aplastante para mucha gente. La preocupación que tenemos es que no era solo si las licorerías eran esenciales o no. Se estaban convirtiendo en lugares de reunión social. Estamos de acuerdo con que las licorerías permanezcan abiertas, pero no estamos de acuerdo con ninguna reunión social», añadió el gobernador.

«Todos los negocios se consideraron esenciales después de una cuidadosa consideración de varios factores, como el impacto en nuestro sistema de atención médica y transporte, y la accesibilidad a alimentos, agua y hardware», dijo el sargento Jeff Flynn de la Policía Estatal de Nueva Jersey.

Por otro lado, a medida que se pone en cuarentena a más personas o se les ordena quedarse en casa, puede aumentar el consumo de alcohol y exacerbar los problemas para las personas con ansiedad o depresión.

«Si la economía no está funcionando bien, eso está relacionado con el aumento de las tasas de suicidio, y al mismo tiempo, ha habido una corrida de armas de fuego y muchos propietarios de armas nuevas en este momento, aislados y económicamente destruidos», dijo Nestadt.

Empresas en todo el estado están despidiendo empleados en medio de órdenes de cierre.

Beber en exceso está relacionado con una mayor probabilidad de neumonía y síndrome de dificultad respiratoria aguda, que causa dificultad para respirar y a menudo requiere el apoyo de ventiladores, que ya son escasos con el aumento de los casos de COVID-19, coincidieron los especialistas.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario