Principal acusado por el asesinato de Junior rechaza acuerdo con fiscales para 23 años en la cárcel

NUEVA YORK._ El pandillero trinitario Jonaiki Martínez Estrella, acusado principal en el asesinato del estudiante dominicano Lesandro Guzmán Feliz (Junior), rechazó ayer jueves un acuerdo que le propusieron los fiscales de El Bronx para declararse culpable a cambio de 23 años en la cárcel.
Martínez Estrella, es imputado de haber dado el machetazo mortal al adolescente de 15 años de edad, después que el grupo de 14 gangueros lo sacó arrastrado de una bodega en El Bronx, el 20 de junio de 2018.
El pandillero es uno de los cinco sospechosos de los trinitarios, que serán enjuiciados después de la selección de los jurados que se lleva a cabo, de los que ya se han escogido 10 de 12.
El juez Robert Neary se refirió a las acusaciones de que Junior estaba involucrado en actividades de pandillas y dijo que aún no hay pruebas sustanciales que lo demuestren.
El magistrado dijo que quiere que la defensa se mantenga alejada de ese tema durante las declaraciones iniciales.
La defensa respondió diciendo que los testigos que cooperaron habían estado afirmando que Junior estaba involucrado en pandillas antes de su muerte.
El juez fijó para el lunes de la próxima semana, las declaraciones de apertura.
Los otros cuatro principales acusados son Antonio Rodríguez Hernández Santiago, José Muñiz, Manuel Rivera y Elvin García.
Son acusados por asesinato en primer grado, conspiración, asalto en pandillas y posesión criminal de un arma, figuran
La bodega ubicada en la calle 183 con avenida Bathgate, en el sector de Belmont, en El Bronx, fue vendida por su dueño original, quien enfrentó amenazas de los comunitarios y compañeros de escuela de Junior, por no haberlo protegido y entregárselo a los pandilleros para que lo asesinaran.
El nuevo dueño, un empresario dominicano, buscaba rebautizar la bodega con el nombre de Junior en memoria del adolescente, pero los padres se negaron.
La policía y los fiscales dijeron inicialmente que el asesinato de Junior se debió a una confusión de identidad por su gran parecido con otro adolescente que era buscado para ser ejecutado por los pandilleros, porque supuestamente se grabó un video sexual con una hermana de uno de los líderes de Los Trinitarios.
Después que las imágenes le dieron la vuelta al mundo con las brutales escenas del asesinato, el hastag “#JusticeforJunior, se hizo viral, atrayendo a cientos de miles de seguidores en las redes sociales.
La madre de Junior, está exigiendo que los culpables sean condenados a 300 años en la cárcel y asegura que los 14 mataron a su hijo.

(Visited 453 times, 6 visits today)

Deja un comentario