ESTADO DE EXCEPCION

Los eternos enemigos de la paz, sepultaron viva la sagrada impoluta Junta Central Electoral; por no matarla con el golpe de estado electoral fraguado, los amante del caos, ahora bailan sobre su tumba al ritmo de la música que producen el sonar de los instrumentos de las cacerolas convertidos en ruidos asesinos de la democracia, por sartenes de lujo instrumentos de agitación antidemocrático del fascista Leonel Fernández y su consorte Luis Abinader, estos genocidas de la democracia instalaron en la Plaza de la Bandera una guillotina con la que decapitarán la cabeza a la democracia, tomaron el símbolo de la Patria para sus fines convirtiéndola en cómplices de sus maquinaciones y megalomanía para tan abominable crimen en contra de la nación, que superaran las barbaries cometidas por los nazis en los campos de concentración.

Pues precisamente esto es lo que pretenden el fascista Leonel Fernández y su consorte Luis Abinader el (Sancho), quieren lleva la nación a un estado de anarquías, violencia, donde impere la desintegración  del Estado, porque los números electorales a él no le dan y no quieres que le cuenten los votos, él trabaja para que pase de nuevo lo mismo del 16 de febrero y así no habría condición para celebrar las elecciones del 17 de mayo de 2020, en vista de esta alevosa felonía llevada a cabo por la ambición de este misántropo donde sin lugar a duda el país caería en un Estado de Excepción; por ende, ¿Qué es un Estado de Excepción? Es una situación extraordinaria que afecte gravemente la seguridad de la nación y de sus instituciones y de las personas frente a las cuales resulten insuficientes las facultades ordinarias.

Como en el caso que el 16 de agosto de 2020, no se hayan celebrado elecciones, sin haber sido elegidos las autoridades, como reza el Artículo 126.- El Presidente y el Vicepresidente (a) de la República elegidos en los comicios generales, prestaran juramento a sus cargos el día 16 de agosto, siguiendo a su elección fecha en que termina el periodo de las autoridades salientes. Si en caso que no fueran electas las nuevas autoridades, como lo señala el Artículo 126.-, de la Constitución de la República.

El Presidente de la República, con la autorización del Congreso Nacional, podrá declarar el Estado de Excepción en sus tres modalidades: Estado de Defensa, Estado de Conmoción Interior y Estado de Emergencia.

En caso de que la paz se vea en peligro grave e inminente por agresión al orden público de manera armadas que violenten la seguridad ciudadana, el Poder Ejecutivo, sin perjuicio de las facultades inherentes a sus cargos, podrá solicitar al Congreso Nacional la declaratoria del Estado de Defensa.

Por lo tanto, El Estado podrá declararse en todo o parte del territorio nacional, en caso de grave perturbaciones del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado o la convivencia pacífica ciudadana, que no pueda ser conjurada mediante el uso de atribuciones ordinarias de las autoridades.

El Estado de Emergencia podrá declararse cuando ocurran hechos distintos a los previstos en los Artículos 263.-, y 264, que perturben o amenacen en forma grave el orden social y la salud, como el ´´Coronavirus´´, ya convertido en una pandemia mundial, que muy bien sería una calamidad pública y por la amenaza a la democracia por grupos subversivos que conspiran en la sombra contra el orden democrático legalmente establecido. 

Todas las autoridades de carácter electivo mantendrán su cargo y atribuciones durante la vigencia del Estado de Excepción. Durante los mismos estarán amparados al control Constitucional y, por tanto, su legitimidad es validada por la Constitución de la República Dominicana, cuando se gobierna bajo un Estado de Excepción, en este caso el Presidente Constitucional Danilo Medina Sánchez.

(Visited 1.800 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario