ANTE UN PRECIPICIO IMPREDECIBLE

El sonso de Luis Abinader y el tránsfuga Leonel Fernández van a ser sepultados, con las declaraciones emitidas por la empresa Alhambra-Eidos y El equipo de evaluación que se ha quedado sorprendido con el sistema; (IFES) donde no encontró ninguna anomalía ni indicio que pudiera ser sospechoso de fraude en las elecciones del 6 de octubre ni para mayo 2020«. Pues con esta demoledora declaraciones la Fundación Internacional para Sistemas Electorales dejan mal parado a esta alianza de cáfila, de hipócritas mentirosos, de la mal llamada oposición que encabeza Leonel Fernández y sus secuaces que se creen, que acusando a nuestra impoluta Junta Central Electoral (JCE), de estar parcializada con el gobierno para favorecer con un nuevo fraude, al indestructible ferviente candidato Gonzalo Castillo, que se ha convertido en un coloso de Rodas, se creen que ganaran las elecciones pagando encuesta maquilladas como la de la Gallupy la Mark Penn, y poniéndoles piedras en el camino a la Junta Central Electoral para de esa manera desacreditar la credibilidad a la misma, pues estos politicastro de patio, mediocre, que no presentan calidad moral no son aceptable para dirigir los asuntos del Estado y por ende su derrota electoral es eminente, están perdidos sin remedio, no tienen pueblo, no tienen discursos; su discurso era el fraude y ese fue sepultado por las contundente declaraciones formuladas por la Fundación Internacional para Sistemas Electorales, donde el que ha salido con la peor parte ha sido el tránsfuga desanidado Leonel Fernández, que se fue de su casa a vivir arrimado en una casa ajena, ahora camina como un indigente político, mendigando limosna de alianza para que lo apoyen, mientras transita cubierto de harapos diluidos por la ambición insaciable del poder y la arrogancia que le carcome, le será muy difícil reponerse de ese horror político cometido, porque en política los errores se pagan caro decía el Príncipe de Maquiavelo.
Pues este Kamikaze, renegado, está dispuesto a todo porque no va aceptar su derrota electoral del 16 de febrero donde será barrido como hojas secas por los vientos del voto del candidato del presidente Danilo Medina, ahí no hay dudas. Su derrota y la del sonso Luis Abinader, comenzará el 16 de febrero y terminará el 17 de mayo.
Ahora bien, conque cuento de fraude vendrán estos sicofantes cubierto con togas de farsantes salpicadas de trapisondas, estos inmoladores de Tomas Bobadilla y Buenaventura Báez y otros malos gobernantes de las paginas negras de nuestra historia, porque está escrito que estos no pasaran además los números no le dan; gritan como viudas desconsolados; porque van a perder el 16 de febrero y el 17 de mayo, sin tener quien los consueles, están irremediablemente perdidos.
Leonel sabe muy bien que él no va a ganar, pero a él no le importa eso para nada, ni mucho menos quieres que el sonso Luis Abinader gane; él lo que busca es sacar del poder al presidente Medina y meterlo preso junto con su gabinete; pues tampoco le importa el partido ni mucho menos el país, es bueno señalar que a él no le importa el destino de la nación; no hay dudas, que él lo que prefiere es el caos y la ingobernabilidad, se apodere del país, porque él sabe muy bien que está liquidado, que su futuro político terminó y no va aceptar que otro sea el presidente de la República, si no es él, porque esa es su meta, llevar el país a un precipicio impredecible, sino es él, el ganador.

(Visited 1.019 times, 1 visits today)

Deja un comentario