IRAN Y ESTADOS UNIDOS

Estados Unidos siempre necesita un enemigo y si no lo tiene lo fabrica, los ejemplos sobran, el caso es que hay que tener una justificación para enfilar sus cañones.

En toda su historia ha tenido un conflicto con algún país, para poder justificar el uso de armas, sin importar la cantidad de personas que pierdan la vida.

Estados Unidos se cree la policía mundial que debe acudir al más apartado rincón del mundo a imponer su orden y ahora, tras el fracaso por derrocar el gobierno de Siria, la emprende contra Irán.

Irán es un país con más de 81 millones de habitantes, con un gran ejército y a pesar de las armas que tiene o puede fabricar no mantiene tropas en otras naciones, pues su poderío es para defenderse, como lo reiteran sus autoridades.

Primero fue Iraq, después vinieron acciones en Libia, Egipto, Yemen, y Siria, en este último no pudo derrocar el gobierno por la ayuda de Rusia y sus aliados.

No hay que olvidar las maniobras contra Corea del Norte, que al final hubo que dejarlo tranquilo, tras comprobarse que posee armas nucleares y su disposición de usarlas si es necesario.

Ahora el conflicto es con Irán, porque Donald Trump quiere pautarle los pasos a esa nación, como si se tratara de un muchacho de mandado, a lo que sus gobernantes han respondidos rechazando esas intensiones.

Como venganza por no lograr sus objetivos en Siria, Estados Unidos decide  matar el general  Iraní Qassen Soleimani, alto oficial que dirigió las acciones contra el imperio en Iraq y en Siria, recibiendo el rechazo de una grupo de naciones que consideran que  no tiene derecho a entrometerse en sus  decisiones.

Irán tiene el respaldo de Rusia, Líbano, Gaza, Yemen, Siria e Iraq, mientras que a favor de Estado Unidos están Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Omar, Bairen, Kuwait y Jordania, lo que evidencia que esa región esta divididas en dos bandos.

Mientras esto sucede, el líder Ruso Vladimir Putin sigue de cerca de los acontecimientos y dialoga con su homologo turco Recep Tayip Erdogan, con el fin de reforzar su papel como garante de la estabilidad en el norte de Siria, de donde fueron sacadas las tropas dirigidas por Estados Unidos y sus aliados.

Estados Unidos ha querido trazarle pautas a China, pero el gigante asiático ha respondido como tiene que ser y ahora ambas naciones firman un acuerdo comercial, que pone fin a esa llamada guerra comercial.

El caso es que siempre debe haber un conflicto donde ellos deben intervenir y justificar su presencia con el vago argumento de preservar vida y defender los derechos de los ciudadanos.

Ayer fue Iraq, hoy es Irán, mañana será otro país, donde ellos vayan a poner el orden, y seguir creyéndose los amos y señores del mundo, la suerte que tenemos a Rusia y China que sirven de contrapeso al imperio del norte.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario