Asesinan un dominicano y dos heridos durante aparente transacción de drogas en ciudad de Arkansas

NUEVA YORK._ El dominicano Francis Ramos, de 26 años de edad, quien se desplazó desde el Alto Manhattan a la ciudad de Little Rock en Arkansas, fue asesinado de un balazo y sus dos compañeros, Randy Canela y Arnaldo Marengo, heridos pero ambos estaban estables en un hospital donde fueron interrogados por la policía.
Aparentemente, Ramos, tenía una identificación falsa ya que los investigadores de Arkansas, lo identifican como “José Castro”, de 32 años de edad.
Los tres, residían en la cuadra de la calle 175, entre avenidas Broadway y Fort Washington en el Alto Manhattan, donde anoche la madre del muerto, Carmen Ramos, otros familiares y numerosos vecinos, amigos y comunitarios, realizaron una dramática vigilia ante un altar improvisado en la pared del edificio 700 Oeste, con las tres fotos de ellos y cientos de velones y velas.
El canal de televisión KATV de Little Rock, dijo anoche que el asesinato de Ramos o Castro, se produjo a las 1:00 de la madrugada de ayer miércoles en un área apartada del centro de esa ciudad, y según la teoría de la policía, se trató de una aparente transacción de drogas, aunque no se ha establecido un motivo específico.
El tiroteo se produjo en el bloque 2400 de la calle South Cross, donde los policías, que respondieron a llamadas al 911, encontraron al dominicano asesinado en el interior de un carro que abordaba, junto a los heridos.
El vocero de la policía de Little Rock, Eric Barnes, le dijo al periódico local Gaceta Democrática, que se recibieron dos llamadas al 911, reportando el tiroteo.
Una de las personas que llamó al 911 informó que escuchó varios disparos y la otra dijo a los operadores que su hermano había recibido un disparo.
El portavoz dijo que los policías llegaron a la escena a las 1:18 de la madrugada, encontrando a los tres hombres baleados, y que a Castro o Ramos, se le aplicaron los primeros auxilios pero no pudieron salvarlo y fue declarado muerto en la escena.
Castro estaba con un balazo dentro de un carro Chevrolet Suburban blanco, añadió el, vocero policial.
Canela y Marengo, fueron encontrados también con heridas de bala.
Ellos le dijeron a la policía que un sospechoso le disparó a Marengo, luego a Canela y a Castro antes de escapar del área en un vehículo.
Detectives de homicidios respondieron a la escena, donde procesaron y recolectaron evidencias.
Según la policía, el vehículo del sospechoso es un Chevrolet Camaro color azul oscuro.
El carro de Ramos o Castro, fue confiscado en la bahía de la escena del crimen en la ciudad.
La oficina del Médico Forense del condado transportó el cuerpo de Castro al Laboratorio Estatal de Delitos para una autopsia oficial.

LA VIGILIA
Durante la vigilia, celebrada frente al altar improvisado en la cuadra de la calle 175 en el Alto Manhattan, los deudos no cesaban de llorar, mientras una mujer, que dirigía, los rezos, invocaba capítulos bíblicos para criticar la permanencia de la violencia armada en las calles de Estados Unidos.
Más que una vigilia, el memorial, fue una hora santa, en la que muchos hombres lloraban y se abrazaban.
Con el alma rota, la madre del muerto, le decía “vuela, vuela alto mi hijo adorado, mi niño hermoso, mi muñeco, vuela alto Francis y júntate con Dios en el cielo”.
La mayoría de las mujeres, mayoritariamente jóvenes, también se abrazaban sin poder contener los desgarradores llantos.
En la pared del edificio, las fotos de los tres, eran iluminadas por las docenas de velones y velas y en la imagen de Ramos o Castro, colocaron una estampa del Santo Niño de Atocha.

(Visited 1.446 times, 53 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *