LA CAIDA DE EVO MORALES

La historia no se equivoca y Evo Morales, quien gobernó a Bolivia por casi 15 años debió saberlo antes de intentar buscar un nuevo período, a pesar de que un plebiscito lo rechazo y luego recurrió a una modificación Constitucional, teniendo la mitad de la población en contra.
Está demostrado que los pueblos rechazan los gobiernos prolongados, pues no es fácil soportar un presidente más de dos mandatos y cuando se tiene un porcentaje que no lo desea.
Nadie niega los avances que en todos los órdenes logró Evo Morales para Bolivia, pero debió entender que con tres períodos eran suficiente y que la organización política debió llevar otro candidato.
Además de los enemigos internos están los externos que rechazaron toda pretensión de Evo Morales de seguir en la presidencia luego de 15 años como presidente.
La oposición en Bolivia aprovechó la denuncia de fraude en los comicios del pasado 21 de octubre para iniciar una jornada de protestas, que obligó al mandatario a renunciar y exiliarse en México, pues perdió el respalda de la Policía y las Fuerzas Armadas.
Además de todo esto factores, Bolivia estaba en la mira de Estados Unidos por su acercamiento a China y Rusia, pues hay que recordar que occidente quiere a esas naciones lejos de América Latina.
Evo Morales quiso permanecer en el Poder mientras viviera sin importar las consecuencias y el resultado esta la vista, tiene que dejar todo en Bolivia para irse a vivir arrimado en México, mientras una senadora opositora asume la presidencia.
La casa presidencial fue saqueada por las turbas y la última noche en ese país durmió en el piso teniendo como cobija un trapo sucio y rasgado, asistido por amigos, pues ni su familia acudió a verlo.
Todo lo que hizo por los bolivianos, pronto se olvida y solo se recordará sus últimos días como presidente desahuciado por las masas, solo porque quiso violentar todas las reglas para permanecer en el Poder.
Bolivia cae en mano de la ultra derecha, lo mismo que Brasil, Ecuador, Perú, Chile e igual que cayó Argentina, luego del último gobierno de Cristina Fernández y es el mismo camino por el que va Venezuela, como esta planeado desde Estados Unidos.
Está demostrado que los pueblos se cansan, llega un momento que no aguantan más como es el caso de Chile, donde sus habitantes quieren fuera del gobierno a Sebastián Piñeira.
Evo Molares debió terminar de otra forma y guardar su legado histórico, pero todo lo tiró por la borda por su afán desmedido de ser presidente, mientras que ni sus funcionarios más cercanos los siguen.
La historia está ahí para decirnos que debemos hacer y que no, pero muchas veces nos cegamos y no hacemos caso, mientras ella pasa de forma callada pero precisa.
Evo Morales, debió terminar de otra forma, pero prefirió ésta, sacado del Poder a la fuerza, exiliado en México y ni siquiera su casa particular la podrá disfrutar, así de simple.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Deja un comentario