LA DENUNCIA DEL DOCTOR PUELLO

El doctor José Joaquín Puello, director del departamento de Neurociencias del Centro Cardio-Neuro Oftalmológico y Trasplante, mucho mas fácilmente conocido e identificado por sus siglas de CECANOT acaba de poner el dedo en la llaga de  un viejo problema que confronta ese centro  de medicina avanzada que bien puede considerarse como singular modelo de excelencia dentro del cuestionado sistema hospitalario  público.
 
El doctor Puello, quien junto a los méritos cosechados en el campo de la cirugía que le han ganado el título de Gran Maestro de la Medicina Dominicana comparte los también merecidamente ganados por sus notables aportes al desarrollo del deporte olímpico nacional, suma su denuncia a las que con anterioridad se han venido acumulando en el tiempo, sobre el estado de completa arrabalización que acordona el CECANOT.
 
Decenas de buhoneros, freidurías improvisadas, paleteras, venta de frutas, pizzas, ropa, carteras y  todo tipo de mercancías cubren las aceras formando un auténtico mercado ambulante que abarca todo el entorno del centro hospitalario.   A ello se suma el intenso tráfico de conchos, guaguas y vehículos pesados.
 
Ese desorden exterior ha llegado al punto de invadir el interior de CECANOT.  La denuncia del doctor Puello menciona el hecho de que buhoneros han penetrado en salas del centro para ofertar sus mercancías, y en más de una ocasión ha sido preciso devolver a vendedores de pizzas que han llegado hasta las mismas puertas de la sala de cirugía.
 
Demás significar que ese entorno arrabalizado y caótico no se corresponde en lo absoluto  con el que debe presentar el exterior de un centro hospitalario.  Pero en este caso la preocupación que expresa en su denuncia es de mucha mayor significación en tanto señala que el cúmulo de basura contaminante que provoca afecta las condiciones sanitarias que requiere el hospital al punto  de haber incrementado la tasa de infecciones.  
 
Es por ello precisamente que en días recientes falleció una paciente joven, atropellada en las afueras del hospital por una guagua a la que se le fueron los frenos, provocando que la víctima cayera al suelo y sufriera la rotura de una pierna, la cual se infectó debido a la falta de higiene en la zona en que ocurrió el hecho.
 
Tal  como señalamos antes, el preocupante cuadro que presenta la denuncia que comentamos refleja una situación que data de mucho antes, y que es fruto del crecimiento caótico de la ciudad capital por la falta de un programa de ordenamiento territorial y la desidia, la falta de visión planificadora, y en no pocos casos la complicidad de determinadas autoridades que han convertido gran parte de la principal urbe del país en un auténtico arrabal.
 
En el caso específico de CECANOT, el doctor Puello apeló a la intervención del Alcalde David Collado a fin de que se implementen las acciones necesarias y prometidas para limpiar el entorno de CECANOT. Mucho más que de promover la imagen exterior que debe presentar un hospital, están comprometidas las exigentes condiciones sanitarias requeridas por su condición y en especial la salud de los pacientes.
   
No perdió tiempo el Mayor de la capital, obligado a desenvolverse con un presupuesto muy inferior al requerido, para  atender el reclamo del destacado galeno. Su reacción y respuesta ha sido inmediata de tal forma que ya temprano en la mañana de ayer,  apenas a pocas horas de la denuncia, comenzó en forma ordenada el desalojo de los improvisados puestos de venta de las aceras que circundan el centro de salud, tal como antes procedió a hacer en otros hospitales que confrontaban  la misma situación.
 
Al proceder así está prestando un inestimable servicio en el campo de la salud pública y el reordenamiento de la urbe capitaleña como de agregar un nuevo logro a su reconocido desempeño como primera autoridad municipal.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *