Nueva ley de fianza libera empleador dominicano acusado por estafa de $1 millón a trabajadores de construcción

NUEVA YORK._ Una nueva ley de fianza, aprobada por la legislatura estatal, que entrará en vigencia el primero de enero de 2020, fue usada con antelación por un juez para dejar en libertad al empleador dominicano de trabajadores de construcción, Salvador Almonte Junior, acusado de estafar 1 millón de dólares a 100 obreros a quienes dejó sin seguros de compensación, mintiendo en los reportes sobre el capital de las empresas en las que les conseguía trabajos.
La medida del magistrado Maxwell Wiley, dejó en libertad bajo su propia palabra a Almonte, de 38 años de edad, a pesar de que los fiscales pidieron una fianza de $100 mil dólares.
El juez dijo que se acogió por adelantado a la nueva ley para no esperar a enero, porque la regla dice que los magistrados pueden hacerlo.
«Estoy haciendo esto porque soy consciente de que las leyes están cambiando y pronto», dijo el juez Wiley en la corte. «Creo que habría establecido una fianza sustancial de haber sido lo contrario».
Con el objetivo de corregir las injusticias en el sistema penal, la legislatura estatal aprobó un conjunto de leyes a principios de este año que benefician a los acusados de delitos menores y algunos graves, que serán liberados sin fianzas, y los fiscales deben entregar pruebas a la defensa dentro de los 15 días siguientes, nombres y la información de contacto de los testigos.
La policía y fiscales han criticado duramente los elementos de las leyes, diciendo que las reglas de fianza son demasiado flexibles y los plazos demasiado cortos.
Los críticos afirman que las nuevas leyes pondrán en peligro a víctimas y testigos y los hará menos propensos a cooperar.
Almonte está acusado de representar menos del tamaño de las compañías para obtener tasas de seguros más bajas, lo que deja a más de 100 trabajadores sin seguros.
«Estos acusados ​​engañaron a las compañías de seguros para reducir los costos en una de las industrias más peligrosas de la ciudad, con total desprecio por la vida de sus empleados», dijo el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance Junior.
Como resultado, los obreros que sufrieron lesiones graves en el trabajo no pudieron obtener una compensación para los trabajadores.
Uno de los empleados de Almonte, Juan Chonillo, se desplomó de un edificio con 29 violaciones y murió cuando fue derribado de una plataforma en Manhattan el 21 de septiembre de 2017. El muerto de 44 años de edad dejó a cinco niños en la orfandad.
Almonte dirigió una agencia de suministro de empleos de construcción, enviando trabajadores a empresas que construyen rascacielos.
Además de Chonillo, más de una docena de sus empleados resultaron heridos en el trabajo, dijeron las autoridades.
Un hombre cayó sobre varillas expuestas y esperó un año para recibir los pagos de compensación de los trabajadores. Otro, sufrió una lesión en la cabeza que lo obligó a dejar el trabajo, pero tuvo que esperar 14 meses para recibir el pago por discapacidad. Almonte se negó a cooperar cuando la Junta de Compensación de Trabajadores del estado le ordenó comparecer a una audiencia.
En 2017, él creó la agencia “Almonte’s High Rise, Inc”, se declaró culpable de homicidio involuntario por la muerte de Chonillo y pagó alrededor de $842,000 en restitución, con una multa corporativa de $10,000 dólares.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja un comentario