“¡Con Dios con Dios, aquí viene el tren!”, exclamó dominicano que se suicidó en el metro tratando de matar su hija

NUEVA YORK._ Antes de tirarse junto a su hija Ferni de 5 años de edad, a las vías de la línea 4 del tren en El Bronx, el lunes a las 8:00 de la mañana,  el dominicano Fernando Balbuena, llamó a su esposa Niurka Caraballo y le dijo “¡con Dios, con Dios, aquí viene el tren!”, siendo destrozado por la pesada máquina de hierro y acero, pero la niña logró sobrevivir de milagro y gracias a la intervención del afroamericano Anthony Love y el hondureño Jairo Torres, quienes bajaron a las vías y pudieron rescatar a la aterrorizada menor.

Balbuena, de 45 años de edad, cargaba a la niña en sus brazos cuando llegó con ella a la estación del tren en la avenida Kingsbridge, cerca de su casa y la guardería a la que debió llevarla, cerca de su casa en un edificio de la avenida Gran Concourse.

La revelación sobre las últimas y escalofriantes palabras del suicida, la hizo su esposa, quien confirmó que recibió la llamada y luego corrió a la estación, donde vio a su hija debajo del vagón, quedando en un fuerte shock.

Los buenos samaritanos, fueron condecorados el martes como héroes de la ciudad por la presidencia del condado de Bronx, mientras la madre, los considera como dos ángeles que salvaron a su pequeña.

“Fue Dios quien los puso a ellos allí en el momento preciso par que salvaran a mi niña”, añadió Niurka.

Ella también negó que la decisión fatal de su esposa se debió a una discusión de violencia doméstica entre ambos, aclarando que Balbuena, era un hombre tranquilo, de poco hablar, sin conflictos y que adoraba a sus hijos.

Relató que su esposo, sufría de una depresión crónica, lo que lo llevó a suicidarse y tratar de matarse junto a su hija.

Dijo que la niña, amaba tanto a su padre que casi nunca quería despegarse de él.

La tragedia ocurrió el lunes de esta semana.

«Los testigos especulan que estaba peleando con alguien por teléfono, pero la única persona con la que estaba hablando por teléfono era conmigo», dijo Caraballo, de 41 años, el martes.

La niña escapó prácticamente ilesa y pudo arrastrarse por la vía hasta ser tomada por los buenos samaritanos.

Aunque está físicamente bien, Ferni aún no ha procesado el trauma de exactamente lo que sucedió, preguntando por su padre y creyendo que aún podría cruzar la puerta, dijo la señora Caraballo.

«Ferni siempre estaba muy cerca de él», añadió la madre. “Después de lo que pasó, ella está diciendo, papi está en el hospital. Se lastimó el estómago», en referencia a que el padre se arrastraba boca abajo, intentando llevarse a la hija con él a la muerte.

La pareja, también procreó un varón de nombre Fernand y 2 años de edad.

Caraballo reconoció la larga batalla de Balbuena con la depresión, pero dijo que estaba tomando medicamentos y que el acto del lunes fue impresionante.

«Mi esposo era un hombre serio, responsable, tranquilo y reservado», dijo. “Estaba en tratamiento, tomó su medicación. Todos estamos en estado de shock».

Caraballo dijo que tiene la esperanza de que Ferni sea lo suficientemente fuerte para que el trauma no quede grabado en su memoria.

«Va a ser un proceso largo, ella sobrevivirá a eso», agregó.

La madre dice que  está agradecida por todos los días que tiene con Ferni después de su experiencia cercana a la muerte.

«La llaman la chica milagrosa», dijo Caraballo. «Mi hija renació ayer».

(Visited 28 times, 1 visits today)

Deja un comentario